viernes, 15 de junio de 2018

Claves para la educación emocional en el ámbito familiar


    Imagen relacionada  El primer paso, saber identificar las propias emociones.
Los padres son modelos de comportamiento para sus hijos, por ello el primer paso es la conciencia emocional de los padres, es decir, ser conscientes de  las propias emociones, de sus causas y de sus posibles consecuencias. Una buena manera de empezar a trabajar la conciencia emocional puede ser respondiendo a preguntas como ¿Cómo me siento en este momento? ¿Por qué me siento así? ¿Cómo estoy manifestando lo que estoy sintiendo? ¿Qué puede hacer para corregirla?
En este punto, será también importante verbalizar cómo nos sentimos, de esta manera aportamos y ampliamos el vocabulario emocional de los niños a la vez que damos ejemplo de cómo manejamos nuestra propia gestión emocional.

El segundo paso, ayudar a los niños a gestionar sus emociones

El siguiente paso es ayudar a los niños a detectar cómo se sienten, y cuanto antes comencemos este camino con ellos mejor. Es importante enseñar a los hijos a conectar con sí mismos para que puedan comprender mejor cómo se sienten, y cualquier momento o situación del día a día es buena para practicar y desarrollar la conciencia emocional.
Es importante que presten atención a sus emociones, tanto si son positivas como la alegría o negativas como la tristeza o el enfado, para luego poder etiquetarlas y ponerles nombre.
A continuación es importante trabajar con ellos la causa de esa emoción, que verbalicen qué es lo que les ha causado que se sienten de esa manera. Hay que destacar que todas las emociones son legítimas y debemos aceptarlas, en lo que sí debemos incidir es el comportamiento que se deriva de ella.
En este sentido, la impulsividad puede representar un peligro. Como ejemplo, podemos enseñar a nuestro hijo que estar enfadado es legítimo, pero no pegar a su amigo porqué le ha quitado el juguete de las manos.

Consejos para practicar la conciencia emocional
A continuación se sugieren algunas actividades que pueden ayudar a tu hijo a  explorar su propia consciencia emocional:
·         Dibujar rostros que expresen emociones.
·         Redactar un diario emocional (puede ser privado, o tener fragmentos que pueden compartirse).
·         Imitar conjuntamente distintas emociones
·         Identificar las emociones entre ambos, como si se tratara de un trabajo en equipo y detectar el porqué de ese sentimiento
·         Leer conjuntamente cuentos que ayuden a la conciencia emocional. 

Trabajar la empatía, un aspecto fundamental en la gestión emocional
La expresión emocional es fundamental para comprender las emociones de los demás, saber cómo se sienten, y poder compartir las emociones. Esta capacidad para reconocer, comprender y conectar con las emociones ajenas permite comprender no solamente el punto de vista de los demás, sino la emoción desde la cual viven un suceso. A esto se le denomina empatía.
Es pues aconsejable que actúes siempre con empatía, para ponerte en el lugar de tu hijo y ser capaz de experimentar sus mismos sentimientos y emociones. Nunca los desprecies, pues para tu hijo tienen un valor muy importante, y también considera valioso lo que tú opines sobre ellos. Para ejercitar la empatía, lo más importante es escucharles de una forma activa, haciendo un ejercicio de comprensión y de respeto mutuos.
La empatía favorece el buen clima en un hogar, cosa que conlleva indudables beneficios para el desarrollo del niño o adolescente. Diversos informes científicos han logrado describir un grupo de neuronas conocido como neuronas espejo, que son precisamente las que permiten comprender las emociones de otro en su situación. Practicar la empatía es fundamental para que tu hijo también la desarrolle.

Actividades para la gestión de las emociones
A continuación te ofrecemos la lista de algunas de las actividades que, ayudan a las personas, y en especial a los más pequeños, a gestionar sus emociones negativas y fomentar las positivas:
·         La música: tanto escucharla como tocar un instrumento, bailar o practicar el canto.
·         El juego y el tiempo libre: es muy aconsejable que este sea un tiempo compartido con los padres, en la medida de lo posible. Ayuda, entre otras cosas, a comunicarse, a tolerar las pequeñas frustraciones y a mejorar el sentido del humor.
·         Potenciar el contacto físico: las caricias y las palabras afectuosas tienen beneficios psicológicos comprobados.

ESTE ARTÍCULO ESTÁ ESCRITO `POR PROFESIONALES EN EDUCACIÓN, NO ES MIO.

viernes, 8 de junio de 2018

Utiliza la comunicación no verbal para no herir

Imagen relacionada

Olvídate de sermones y riñas. Utiliza el lenguaje NO VERBAL.

§  Si tu hijo no saca la basura antes de cenar se encontrará el plato boca abajo. Eso le recordará que debe hacerlo sin dar posibilidad a que os enfadéis.
§  Si no quieres que nada más llegar del colegio se ponga a ver la tele, sencillamente cúbrela con una toalla. Al verla, tu hijo recordará que previamente estipulasteis esta norma y que lo podrá hacer al terminar sus deberes.
§  Si tu hijo está subiendo el tono de su conversación hacia terrenos irrespetuosos, haz una mueca con las dos manos formando la “T” de “Tiempo” y retiraros a habitaciones separadas. Eso os dará tiempo para calmaros.

Para que esta herramienta tenga éxito es necesario que con anticipación (mejor en una reunión familiar) expliques a tu hijo el significado de la señal.
Es una excelente alternativa para evitar los gritos, las explosiones de ira o las palabras hirientes. No solo sirve para controlarse y poner fin a una situación conflictiva, sino también para prevenirla.

Utiliza la comunicación no verbal cuando los sentimientos se desbordan y las palabras se vuelven peligrosas.

Este artículo no es mío, está escrito por profesionales en educación.

viernes, 1 de junio de 2018

“Sí, cuando…” en lugar de “no”


 Imagen relacionadaSi abusas del “no”.


1.    Aumentará el sentimiento de impotencia y ansiedad de tu hijo
2.    Aumentarán sus ganas de desafiar
3.    Le cortarás “las alas”
4.    Le obligarás a desobedecer
5.    Acabarás minando su iniciativa

Hasta para decir que “no”, es necesario utilizar un lenguaje positivo

Sustituye el “no” por un “sí, cuando…”
Por ejemplo:   ¿Puedo ver la tele?
§  En negativoNo, porque no has recogido la habitación
§  En positivo: Si, en cuanto recojas la habitación.

Dos reglas de oro

§  Negar con frases positivas aumenta la probabilidad de colaboración.
§  Si utilizas la negación, explica las razones para hacerlo, igual que harías con tu pareja o tu jefe. No es diferente con tu hijo.

Este artículo está escrito por profesionales en educación, no es mío.

viernes, 25 de mayo de 2018

El mejor medicamento: la palabra bondadosa

Resultado de imagen de GIF TE QUIERO


¿Qué tal si probamos la terapia casera de las Palabras que curan” para curar las heridas emocionales de nuestro hijo, o para no curar nada, tan solo acariciar su alma?

§  “Siento mucho lo que te ha pasado, yo estoy a tu lado”,
§  “Te quiero pero no te lo permito”
§  “Eres una maravilla y me haces muy feliz”
§  “Si no fueras como eres, no serias tú; me gustas mucho”
§  “Estoy enfadado, es cierto, pero te quiero como antes de enfadarme, eso no puede cambiar…”.

Este breve artículo no es mío,está escrito por profesionales en la materia educativa.

viernes, 18 de mayo de 2018

EN EL AMAZONAS


Resultado de imagen de GIF INFANTIL EXPLORADOR
Aquí tenéis a los pequeños exploradores del Amazonas.


 
Gracias Yolanda (mama de Karla)por hacernos esta presentación tan estupenda.




                   Resultado de imagen de GIF INFANTIL buen trabajo

viernes, 11 de mayo de 2018

Aprende a hablar el idioma de las emociones.



Imagen relacionadaLo queramos o no, para suerte o para desgracia, somos las personas que MÁS influimos en la vida de nuestros hijos. Lo que les trasmitimos (que no es solo lo que decimos) va directo al corazón. Con 4 o con 17 años.

Cuando le sobreproteges (no puedes hacerlo tu solito, cariño, papá te ayudará…), cuando le hablas con ironía, cuando le prohíbes o castigas. Por supuesto, cuando le gritas o insultas, tu mensaje no atraviesa sus oídos, como te ocurre a ti.
Tu mensaje hace un recorrido diferente y aterriza en su corazón. Y desde allí, el escucha con total claridad el eco de tu mensaje: me necesitas para hacer bien las cosas, no serás capaz, es más valioso mi tiempo que tú…
Con la mejor intención (corregir o ayudar a los hijos), los peores resultados (desgaste emocional para ellos).

Muchos ¡muchísimos! comportamientos de nuestros hijos se explican por la comunicación poco adaptativa en el hogar. Ya no se trata de falta de cariño. Ni de preocupación. Ni de ocupación. Se trata de una comunicación poco asertiva y comprensiva con las necesidades emocionales de los demás. De los hijos. De la pareja. Incluso con nosotros mismos.
Dedica un tiempo a reflexionar cómo es la comunicación de tu familia. Es así de sencillo: aprende a hablar de corazón a corazón.

Aprende a hablar el idioma de las emociones.
¡Es el único que entiende tu hijo!

ESTE ARTÍCULO NO ES MIO, ESTÁ ESCRITO POR PROFESIONALES EN EL ÁMBITO EDUCATIVO.


viernes, 4 de mayo de 2018

10 juegos caseros para aprender a sumar y restar


Resultado de imagen de gif infantil sumasTrucos con juegos para que los niños aprendan a sumar y restar.
La enseñanza de las matemáticas va más allá de la escuela. Los padres pueden demostrar con juegos simples y divertidos que las matemáticas están en todas partes. Lo primero es tener una actitud positiva frente a ellas. Lo segundo, ver en los elementos cotidianos una oportunidad para hacer operaciones simples como sumar y restar.

Juegos para que tu niño aprenda a sumar y restar

1. Matemáticas en la calle: Para despertar interés al niño por las matemáticas se puede comenzar por enseñarle a reconocer los números de las casas y las placas de los autos y pedirle que los lea en voz alta. También se le puede enseñar a sumar, por ejemplo autos estacionados, perritos, señales de tránsito, etc.
2. En el parque: preguntarle cuántos columpios hay, cuántos niños y una idea fácil: decirle que cuente piedritas, hacer unos orificios en la tierra o llevar unos vasos para que comience a agruparlos y así empiece a sumar y restar.
3. Legumbres, pinzas, botones o cereales: con cualquier elemento de este tipo que se tenga en la casa, que sea sólido, que haya muchos de ellos se pueden realizar juegospara enseñarle a contar y luego a sumar y restar.
4. Manos de cartulina: coger un papel de color, recortar la forma de las dos manos y pegarlas sobre un papel blanco dejando los dedos despegados. Los dedos se suben y se bajan según la operación que se va a realizar. Debajo de las manos se escriben los resultados de las sumas y restas de los dedos. 
5. Caja de huevospara este juegos necesitaremos cajas grandes y unos botones. Se puede pintar de blanco o dejarla tal cual. Con un marcador se escriben los números en orden afuera de cada orificio. Marcar así toda la caja. Se le pide al niño que vaya echando en cada hueco el número de botones que corresponde, así ya estará sumando. Poner un recipiente pequeño al lado derecho de cada fila. Pedirle que saque los botones de los huecos de esa fila y los deposite. Luego que los cuente. Ahí estará sumando de nuevo. 
6. Máquina de sumas:  Se debe tener un cartón para el tablero, dos tubos de papel de cocina, tapas de gaseosa, marcador, un recipiente y post it. Armar el tablero con los dos tubos pegados de manera vertical, en dos post it dibujar los dos números a sumar y pegarlos, a cada uno le corresponde un tubo, y dibujar entre ellos el signo sumar. El niño deberá depositar el número de tapas en el tubo que dice el pos it y en el recipiente caerán las tapas. El niño debe contarlas y decir el resultado.
7. Elementos de colores: por ejemplo las tapas de gaseosa, los cubiertos de plástico, vasos, etc. Sacar sólo 10 inicialmente y pedirle al niño que los agrupe por color, luego que cuente el número de elementos en cada grupo, jugar a quitar y poner y se comenzarán a dar las operaciones. 
8.  Golosinas: galletas, ponqués, cereales de colores. Poner 5 inicialmente, pedirle al niño que las cuente, luego que se coma una, que las vuelva a contar, que se coma otra y así realizará restas
9. Pinzas de ropa: comprar tarjetas con los números o hacer unas en casa y tener tarjetas para los signos sumar, restar e igual y una tarjeta en blanco. Si las pinzas son de madera, se pueden pintar de colores con marcador. El niño debe pegar en cada tarjeta el número de pinzas que corresponda. Luego poner una tarjeta con sus pinzas, al lado el signo sumar, y la otra tarjeta con sus pinzas del otro lado. Por ejemplo: 3 +2, una tarjeta tendrá 3 pinzas y la otra 2. Pedirle que retire las pinzas de ambas tarjetas y todas las ponga en la tarjeta en blanco y que las cuente y diga el resultado, para el ejemplo deben quedar en la tarjeta 5 pinzas. Se puede hacer también restando.
10. Ábaco: cón él se pueden realizar muchos juegos. Sirve para que el niño comience a contar, a agrupar y a realizar asociaciones. Por ejemplo, si ya sabe contar se le puede pedir que junte 20 bolitas y luego que a esas les quite 5. Las debe volver a contar y decir el resultado. Así de fácil ya hizo una suma y después una resta. 

Lo puedes entusiasmar a inventarse sus propios juegos, se les ocurrirán cosas maravillosas.
ESTE ARTICULO NO ES MIO,ESTÁ ESCRITO POR PROFESIONALES EN EDUCACIÓN.