viernes, 22 de junio de 2018

Juegos educativos para el verano



Propuestas didácticas para que los niños aprendan y se diviertan durante la época estival.
Resultado de imagen de GIF INFANTIL VERANOEl juego es una de las mejores vías para lograr que los niños y jóvenes en edad escolar aprendan algo nuevo cada día o repasen los conocimientos que ya han adquirido. Durante las vacacionessurgen numerosas ocasiones en las que pueden aprovechar distintos juegos educativos que, además de divertir y entretener a los más pequeños, les servirán para poner en práctica las competencias curriculares básicas trabajadas durante el curso.

Juegos para viajar

En coche, en tren, en avión o en barco, sea cual sea el medio de transporte que se utilice para viajar con los niñosen vacaciones, siempre llega un momento en el que los pequeños se aburren, se cansan y empiezan a formular la eterna pregunta: "¿Cuánto falta para llegar?". Para evitar la monotonía de un largo viaje, se puede recurrir a un buen número de juegos educativos, que además de distraer y divertir, representan una excelente oportunidad para que aprendan cosas nuevas y ejerciten las competencias esenciales.
·         Juego de las matrículas: cuando se viaja en coche los niños pueden practicar su habilidad con la suma y la resta gracias a las matrículas de otros vehículos. Se les pide que sumen todos los números de la matrícula o que sumen los dos primeros y resten los siguientes (se pueden hacer varias combinaciones). El primero que acierte el resultado, gana un punto. Como incentivo, se puede establecer una pequeña recompensa a quien obtenga una mayor puntuación.
·         Palabras encadenadas: la competencia léxica se puede reforzar con un sencillo juego que consiste en comenzar una cadena de palabras en la que cada una debe empezar con la última sílaba de la anterior (casa-saco-comida-dado...). Se debe desarrollar lo más rápido posible para trabajar la agilidad mental del niño, que quedará eliminado si no se le ocurre ninguna palabra. Otra variante de este juego es encadenar las palabras por la última letra de la anterior.
·         Familias de palabras: este juego es interesante para ampliar el vocabulario de los más pequeños. El juego comienza con la propuesta de una categoría de palabras (animales acuáticos, felinos, frutas, transportes, etc.) y el resto de jugadores deben aportar uno a uno un término que esté relacionado con ella. Es importante que los progenitores intenten introducir en el juego palabras desconocidas o poco frecuentes y que la acompañen en caso necesario de una explicación básica para que el niño la pueda incorporar de forma adecuada a su vocabulario.
·         Frases sin fin: este juego sirve sobre todo para ejercitar la memoria de los pequeños. El primer jugador comienza con una frase corta (El árbol es verde) y el siguiente debe repetirla y añadir un complemento nuevo (El árbol es verde y alto). Así de forma sucesiva, de modo que cada vez la frase se hace más larga y es más difícil de recordar. Es necesario que uno de los viajeros apunte la frase a medida que se forma para poder detectar bien los errores.
·         El juego de las señales: un buen recurso para dar a los pequeños las primeras lecciones de educación vial es jugar a adivinar el significado de las diferentes señales de tráfico que aparecen por el camino. En caso de que ningún participante sepa la respuesta, el adulto que viaja con ellos debe explicarla para que la retengan en la siguiente ocasión que se juegue.

En la playa o la montaña

Los entornos naturales donde se viaja en vacaciones son la excusa perfecta para que los niños practiquen durante el periodo estival los conocimientos de ciencias naturales que han adquirido durante el curso. Pero también son idóneos para ejercitar competencias básicas como la creatividad o la psicomotricidad.
·         En la playa: construir figuras con la arena de la playa, realizar dibujos y mosaicos con piedras de diferentes formas y colores son actividades de utilidad para trabajar la coordinación y la habilidad manual que se ha practicado durante las clases de plástica. El área de ciencias se puede repasar si proponemos a los niños que recojan diferentes conchas de moluscos para identificar cuál es cada una de ellas o si les instamos a calcular con detenimiento los tiempos y ritmos en los que se mueven las mareas a través de la observación de la línea de la orilla.
·         En el campo y la montaña: buscar en el suelo pisadas de animales y adivinar a cuáles pertenecen, recoger distintos tipos de hojas para hacer un álbum o diferentes piedras y minerales para identificarlos, recoger semillas y sembrarlas para observar el desarrollo de la planta son algunas de las propuestas para aprender con juegos sencillos en este entorno.

Jugar en línea

El ordenador es también un buen acompañante para las largas jornadas estivales. Después de comer, cuando las horas de sol son más peligrosas, o antes de salir por la mañana, los niños pueden dedicar un rato a jugar con algunos de los interesantes juegos y aplicaciones educativas disponibles en la Red. Estos son algunos de los portales más completos donde se pueden encontrar muchas de estas actividades:
·         Abierto por vacaciones 2011: el portal educativo de la Junta de Castilla y León prepara cada año una aplicación on line cargada de actividades educativas divertidas para niños desde Infantil a Secundaria. Muchas de ellas se pueden trabajar tanto en castellano como en inglés y en la mayoría se puede elegir el nivel de dificultad.
·         Childtopia: agrupa una interesante colección de juegos educativos en línea para alumnos de Infantil y Primaria. Se clasifican por temáticas como música, memoria, lenguaje o habilidad, entre otras, y están orientados a reforzar los contenidos curriculares.
·         Jueduland: una extensa recopilación de juegos educativos para Infantil y Primaria y para todas las materias de Secundaria. Están organizados por niveles educativos y por áreas de conocimiento e incluye otros recursos de interés educativo como webquest o unidades didácticas.
·         Internenes: este portal recoge una colección de juegos educativos clasificados por competencias como comunicación, social, aprender o digital y por materias escolares como historia, música, plástica o matemáticas. En cada uno de los juegos se señala el nivel educativo al que corresponde.
ESTE ARTÍCULO NO ES MÍO, ESTÁ ESCRITO POR PROFESIONALES EN MATERIA EDUCATIVA.

                                                   Resultado de imagen de GIF INFANTIL   FELIZ VERANO

viernes, 15 de junio de 2018

Claves para la educación emocional en el ámbito familiar


    Imagen relacionada  El primer paso, saber identificar las propias emociones.
Los padres son modelos de comportamiento para sus hijos, por ello el primer paso es la conciencia emocional de los padres, es decir, ser conscientes de  las propias emociones, de sus causas y de sus posibles consecuencias. Una buena manera de empezar a trabajar la conciencia emocional puede ser respondiendo a preguntas como ¿Cómo me siento en este momento? ¿Por qué me siento así? ¿Cómo estoy manifestando lo que estoy sintiendo? ¿Qué puede hacer para corregirla?
En este punto, será también importante verbalizar cómo nos sentimos, de esta manera aportamos y ampliamos el vocabulario emocional de los niños a la vez que damos ejemplo de cómo manejamos nuestra propia gestión emocional.

El segundo paso, ayudar a los niños a gestionar sus emociones

El siguiente paso es ayudar a los niños a detectar cómo se sienten, y cuanto antes comencemos este camino con ellos mejor. Es importante enseñar a los hijos a conectar con sí mismos para que puedan comprender mejor cómo se sienten, y cualquier momento o situación del día a día es buena para practicar y desarrollar la conciencia emocional.
Es importante que presten atención a sus emociones, tanto si son positivas como la alegría o negativas como la tristeza o el enfado, para luego poder etiquetarlas y ponerles nombre.
A continuación es importante trabajar con ellos la causa de esa emoción, que verbalicen qué es lo que les ha causado que se sienten de esa manera. Hay que destacar que todas las emociones son legítimas y debemos aceptarlas, en lo que sí debemos incidir es el comportamiento que se deriva de ella.
En este sentido, la impulsividad puede representar un peligro. Como ejemplo, podemos enseñar a nuestro hijo que estar enfadado es legítimo, pero no pegar a su amigo porqué le ha quitado el juguete de las manos.

Consejos para practicar la conciencia emocional
A continuación se sugieren algunas actividades que pueden ayudar a tu hijo a  explorar su propia consciencia emocional:
·         Dibujar rostros que expresen emociones.
·         Redactar un diario emocional (puede ser privado, o tener fragmentos que pueden compartirse).
·         Imitar conjuntamente distintas emociones
·         Identificar las emociones entre ambos, como si se tratara de un trabajo en equipo y detectar el porqué de ese sentimiento
·         Leer conjuntamente cuentos que ayuden a la conciencia emocional. 

Trabajar la empatía, un aspecto fundamental en la gestión emocional
La expresión emocional es fundamental para comprender las emociones de los demás, saber cómo se sienten, y poder compartir las emociones. Esta capacidad para reconocer, comprender y conectar con las emociones ajenas permite comprender no solamente el punto de vista de los demás, sino la emoción desde la cual viven un suceso. A esto se le denomina empatía.
Es pues aconsejable que actúes siempre con empatía, para ponerte en el lugar de tu hijo y ser capaz de experimentar sus mismos sentimientos y emociones. Nunca los desprecies, pues para tu hijo tienen un valor muy importante, y también considera valioso lo que tú opines sobre ellos. Para ejercitar la empatía, lo más importante es escucharles de una forma activa, haciendo un ejercicio de comprensión y de respeto mutuos.
La empatía favorece el buen clima en un hogar, cosa que conlleva indudables beneficios para el desarrollo del niño o adolescente. Diversos informes científicos han logrado describir un grupo de neuronas conocido como neuronas espejo, que son precisamente las que permiten comprender las emociones de otro en su situación. Practicar la empatía es fundamental para que tu hijo también la desarrolle.

Actividades para la gestión de las emociones
A continuación te ofrecemos la lista de algunas de las actividades que, ayudan a las personas, y en especial a los más pequeños, a gestionar sus emociones negativas y fomentar las positivas:
·         La música: tanto escucharla como tocar un instrumento, bailar o practicar el canto.
·         El juego y el tiempo libre: es muy aconsejable que este sea un tiempo compartido con los padres, en la medida de lo posible. Ayuda, entre otras cosas, a comunicarse, a tolerar las pequeñas frustraciones y a mejorar el sentido del humor.
·         Potenciar el contacto físico: las caricias y las palabras afectuosas tienen beneficios psicológicos comprobados.

ESTE ARTÍCULO ESTÁ ESCRITO `POR PROFESIONALES EN EDUCACIÓN, NO ES MIO.

viernes, 8 de junio de 2018

Utiliza la comunicación no verbal para no herir

Imagen relacionada

Olvídate de sermones y riñas. Utiliza el lenguaje NO VERBAL.

§  Si tu hijo no saca la basura antes de cenar se encontrará el plato boca abajo. Eso le recordará que debe hacerlo sin dar posibilidad a que os enfadéis.
§  Si no quieres que nada más llegar del colegio se ponga a ver la tele, sencillamente cúbrela con una toalla. Al verla, tu hijo recordará que previamente estipulasteis esta norma y que lo podrá hacer al terminar sus deberes.
§  Si tu hijo está subiendo el tono de su conversación hacia terrenos irrespetuosos, haz una mueca con las dos manos formando la “T” de “Tiempo” y retiraros a habitaciones separadas. Eso os dará tiempo para calmaros.

Para que esta herramienta tenga éxito es necesario que con anticipación (mejor en una reunión familiar) expliques a tu hijo el significado de la señal.
Es una excelente alternativa para evitar los gritos, las explosiones de ira o las palabras hirientes. No solo sirve para controlarse y poner fin a una situación conflictiva, sino también para prevenirla.

Utiliza la comunicación no verbal cuando los sentimientos se desbordan y las palabras se vuelven peligrosas.

Este artículo no es mío, está escrito por profesionales en educación.

viernes, 1 de junio de 2018

“Sí, cuando…” en lugar de “no”


 Imagen relacionadaSi abusas del “no”.


1.    Aumentará el sentimiento de impotencia y ansiedad de tu hijo
2.    Aumentarán sus ganas de desafiar
3.    Le cortarás “las alas”
4.    Le obligarás a desobedecer
5.    Acabarás minando su iniciativa

Hasta para decir que “no”, es necesario utilizar un lenguaje positivo

Sustituye el “no” por un “sí, cuando…”
Por ejemplo:   ¿Puedo ver la tele?
§  En negativoNo, porque no has recogido la habitación
§  En positivo: Si, en cuanto recojas la habitación.

Dos reglas de oro

§  Negar con frases positivas aumenta la probabilidad de colaboración.
§  Si utilizas la negación, explica las razones para hacerlo, igual que harías con tu pareja o tu jefe. No es diferente con tu hijo.

Este artículo está escrito por profesionales en educación, no es mío.

viernes, 25 de mayo de 2018

El mejor medicamento: la palabra bondadosa

Resultado de imagen de GIF TE QUIERO


¿Qué tal si probamos la terapia casera de las Palabras que curan” para curar las heridas emocionales de nuestro hijo, o para no curar nada, tan solo acariciar su alma?

§  “Siento mucho lo que te ha pasado, yo estoy a tu lado”,
§  “Te quiero pero no te lo permito”
§  “Eres una maravilla y me haces muy feliz”
§  “Si no fueras como eres, no serias tú; me gustas mucho”
§  “Estoy enfadado, es cierto, pero te quiero como antes de enfadarme, eso no puede cambiar…”.

Este breve artículo no es mío,está escrito por profesionales en la materia educativa.

viernes, 18 de mayo de 2018

EN EL AMAZONAS


Resultado de imagen de GIF INFANTIL EXPLORADOR
Aquí tenéis a los pequeños exploradores del Amazonas.


 
Gracias Yolanda (mama de Karla)por hacernos esta presentación tan estupenda.




                   Resultado de imagen de GIF INFANTIL buen trabajo

viernes, 11 de mayo de 2018

Aprende a hablar el idioma de las emociones.



Imagen relacionadaLo queramos o no, para suerte o para desgracia, somos las personas que MÁS influimos en la vida de nuestros hijos. Lo que les trasmitimos (que no es solo lo que decimos) va directo al corazón. Con 4 o con 17 años.

Cuando le sobreproteges (no puedes hacerlo tu solito, cariño, papá te ayudará…), cuando le hablas con ironía, cuando le prohíbes o castigas. Por supuesto, cuando le gritas o insultas, tu mensaje no atraviesa sus oídos, como te ocurre a ti.
Tu mensaje hace un recorrido diferente y aterriza en su corazón. Y desde allí, el escucha con total claridad el eco de tu mensaje: me necesitas para hacer bien las cosas, no serás capaz, es más valioso mi tiempo que tú…
Con la mejor intención (corregir o ayudar a los hijos), los peores resultados (desgaste emocional para ellos).

Muchos ¡muchísimos! comportamientos de nuestros hijos se explican por la comunicación poco adaptativa en el hogar. Ya no se trata de falta de cariño. Ni de preocupación. Ni de ocupación. Se trata de una comunicación poco asertiva y comprensiva con las necesidades emocionales de los demás. De los hijos. De la pareja. Incluso con nosotros mismos.
Dedica un tiempo a reflexionar cómo es la comunicación de tu familia. Es así de sencillo: aprende a hablar de corazón a corazón.

Aprende a hablar el idioma de las emociones.
¡Es el único que entiende tu hijo!

ESTE ARTÍCULO NO ES MIO, ESTÁ ESCRITO POR PROFESIONALES EN EL ÁMBITO EDUCATIVO.